Hoy cenamos con… Marta, una mami DIY que creó Nalúa

P1010125-150x150Marta, Una mami DIY que creó Nalúa

Me llamo Marta. Yo crecí rodeada de telas, hilos y costuras. Mi madre es modista y durante nuestra infancia trabajaba en casa a la vez cuidaba de mi hermana y de mi. Mi madre es una artista, sabe hacer de todo, imaginación, oficio y muchas, muchas horas de vuelo. Pero por desgracia coser era un oficio muy poco valorado y sobre todo, poquísimo pagado…o si no que le pregunten a todas las mujeres que pasaron tantas horas pegadas a una máquina de coser para sacarse cuatro perras gordas. Hablo en pasado pero desgraciadamente eso sigue siendo una realidad, en muchas circunstancias y lugares del mundo, coser es un trabajo esclavo.

Pero también es cierto, que desde hace algunos años, se vuelve a valorar la costura y otros oficios relacionados con hacer las cosas con las manos. Coser ahora se ve también como la oportunidad de hacer las cosas por ti misma, de explotar la creatividad a través de las manos, darte el placer de elegir, escoger qué quieres y poder escapar de las modas y tendencias que nos imponen las grandes empresas. 

coser

A pesar de todo esto, tengo que confesar que yo tardé en apreciarlo. Estaba muy bien eso de que tu madre te hiciera tal modelito o tal otro, de que sacara el patrón del pantalón o vestido que querías y poder llevarlos de los colores que te diera la gana…pero aparte de eso, yo no demostraba interés alguno por aprender…si podía escaparme de la aguja, lo hacía. Mi madre intentó enseñarnos a las dos cosas básicas para manejarnos, pero yo no pasé de ahí, entonces tenía otros intereses.

Pero como pasa en todas las historias llegó un día que lo cambió “casi” todo.  Nació mi hija Lluna. Con  ella también nació ese nuevo placer, el gusto de hacer cosas con las manos, de dar rienda suelta a la creatividad de una forma muy distinta a la que conocía hasta entonces.

En este punto de la historia entra mi amiga María. En aquella época ella cuidaba a Lluna cada vez que mi compañero y yo trabajábamos. Al principio Lluna y María siempre venían con nosotros a las actuaciones.  Recorrimos muchos Km. juntas de bolo a bolo y decidimos recorrer esta aventura de confección de portabebés también  juntas. Pero pasado un año María tuvo que marcharse a Madrid y nos vimos obligadas a costurear por separado. Ahora mi amiga Sigrid ha entrado a formar parte de esta aventura. Cose conmigo portabebés en nuestra lluviosa Compostela y mira qué casualidad, es ella también la que cuida a Lluna cuando tengo bolo… ¡lo que son las cosas!

 

Por qué nacieron los portabebés naLua

 

Portear a nuestras bebés no es nada nuevo, en muchas culturas se ha hecho desde tiempos inmemoriales. Creo que es una necesidad mutua tenerla cerquita, tanto de la recién nacida como de la madre o padre. Una forma muy práctica es el porteo, ya que te permite tener los brazos libres y puedes seguir con la vida cotidiana. Además cansa mucho menos y es mejor para la espalda que sostener a la bebé en brazos.

iseo-nalua3

Esto es la parte teórica…pero entonces nació mi hija y empezó la parte práctica. Nos habían regalado un precioso fular elástico que estábamos deseando usar, mi compañero y yo miramos las instrucciones para ver cómo se utilizaba.  Pero cuando una se pone manos a la obra con la bebé con tres días de vida y tú con tres días de madre, desearías tener a la de la muchacha de las instrucciones al lado para que te fuera diciendo, “mira coge así a la bebé, mira esto por aquí, el nudo por allá”.

Después de un rato de nudos y vueltas en solitario dimos por bueno el sistema y salimos a dar nuestro primero paseo en familia.  Pero en ese primer paseo y los siguientes todo eran preguntas ¿Estará en la posición correcta? ¿Tendrá calor? ¿Estará demasiado apretado? La respuesta a la última pregunta era claramente no, pues la niña iba bajando conforme avanzaba el paseo.

Entonces apareció la mochilita ergonómica más fácil de poner, eso sí, pero al inicio a la niña le gustaba bastante menos que el fular. Fuimos cambiando y como nos gustaba mucho llevarla cerca y además vivimos en Santiago de Compostela, maravillosa ciudad llena de historia, adoquines y barreras arquitectónicas, seguimos probando otros sistemas: mei tai, fular tejido, pouch…

También buscamos información por Internet sobre porteo y descubrimos que hay millones de videos que explican cómo usar cada sistema, un universo de información. Todos los sistemas de porteo que usaba me gustaban, pero nada me acababa de convencer.

Conforme pasaba el tiempo me fui dando cuenta de que, en grupos de madres y padres más afines a la crianza natural, la gente se animaba a probar sistemas de porteo ergonómico, buscaba información y probaba.  Pero eso no sucedía en otros círculos de gente, como por ejemplo mis vecinos y vecinas del parque donde solemos ir. La gente no porteaba o lo hacía muy poco. La mayoría de veces no lo hacían por miedo o porque se perdían en esa avalancha informativa. Me sorprendía ver que la gente que se animaba a portear, lo hacían a partir de los 3 o 4 meses. En mi opinión eso es una pena, porque creo que el bebé te necesita siempre cerca pero al inicio el contacto con su mamá y papa es fundamental. Creo que ellas están más tranquilas y nosotras también, ya que la cercanía es el estado más natural, por lo menos para mí y era lo que me pedía el cuerpo! También hay quién recurre a las mochilas que no son ergonómicas, también conocidas como “colgonas”. Para quién no las conozca, son esas mochilas en que el bebé va con las piernas literalmente colgando, todo su cuerpo cuelga en vertical.  Muchos estudios demuestran que no es un sistema recomendable para el bebé. Tampoco creo que sea demasiado cómodo para quién portea, sólo hay que fijarse que quién usa esas mochilas lo hace sólo los primeros meses, cuando la bebé pesa menos.  Mucha gente portea con esas mochilas porque se encuentran en cualquier tienda de bebés o también atraída por la opción de poner a la bebé mirando cara al mundo. Pero eso tampoco se recomienda en los primeros meses (precisamente cuando se suele usar ese tipo de mochila) ya que sobre estimula a la bebé.

nalua

Comprendo perfectamente la sensación de dudas, incluso de miedo la primera vez que uno se pone con el bebé tan pequeñito dispuesta a portear. Sé que a mucha  gente también desearía tener a la chica de las instrucciones al lado cuando se pone manos a la obra las primeras veces, pero como todo, es cuestión de práctica. Pero a veces los temores la vencen a una y abandona los intentos solitarios. Otra gente se pierde en la marea de sistemas de porteo, en las preguntas, en tener que usar diferentes sistemas para cada edad del bebé y al final el resultado es que no portea.

Entonces me dije:  “si consiguiéramos hacerlo más fácil, más gente se animaría”. Yo misma no había encontrado un sistema que me convenciera al 100%, pensé: ¿Por qué no hago yo misma el portabebés que me gustaría usar? Empecé a experimentar, a partir de un Mei tai (portabebés tradicional oriental, basado en un cuadrado y tiras superiores e inferiores que se adaptan a cada uno mediante nudos) empecé a “tunear” el patrón para que fuera más a mi gusto: tiras más anchas, acolchadas para que sea tan cómodo como un fular, cuerpo curvado para que sea más fresquito en verano, capucha para proteger del sol y aguantar la cabeza…

Así empecé, los primeros portabebés con sus fallos y todo,  debido a mi falta de horas de vuelo en costura…¡ay se le hubiera hecho caso a mi madre! Pero seguí y seguí, hice portabebés para los amigos, la familia, pasé los controles de calidad de mi madre, que es una modista con mucha experiencia que me regaló sus “truquis” para esas partes que nunca salían perfectas.

Pasado un tiempo y tras muchos portabebés de práctica estaba contenta con el resultado obtenido. Tenía un portabebés cómodo que se adapta a cada uno, con diseños y combinaciones totalmente a mi gusto, reversible, podías llevarlo doblado en el bolso cuando no se usa y casi no pesa, rápido de poner tanto delante como detrás…Pero aún me quedaba una cosa por solucionar, el mei tai puede usarse con bebés pequeños pero no es el portabebés más adecuado para los primeros meses (se recomienda su uso a partir de los 4 meses aproximadamente), por la forma que tiene de sostener la espalda y cuello del bebé, es mejor usarlo cuando la bebé tenga control sobre su espalda.

Entonces empecé a investigar, a cuestionarme qué era imprescindible para la correcta posición del bebé pequeña e incluso recién nacido. La clave estaba en conseguir la correcta sujeción de su espalda, cuello y cabeza…busqué y  probé hasta que nacieron los portabebés naLúa, nuestros portabebés soñados con tiras más largas y más anchas, que imitan la forma de sujeción del fular, con reposacabezas en forma de media luna acolchado, para sujetar correctamente la cabeza de la  bebé pequeña y una pieza extra que sirve de reductor, para adaptar el cuerpo del portabebés al puente de las piernas de la bebé y así poder usarlo desde el primer día.  Además como tiene las tiras muy anchas puedes usarlo con bebes mayorcitos y reparte bien el peso, delante, a la espalda…donde vayas más cómoda.

También es un gran sistema para viajar, ¡imagínate que estuvimos en Venecia! ¡con la de escaleras y puentes que hay! Ir con una sillita es una tortura. También es ideal para paseos por el monte o la playa. Nuestro portabebés naLúa ha estado presente en todas nuestras aventuras.

Mi hija Lluna ya es como ella dice “una chica mayor”, tiene casi tres años, por eso ahora lo alternamos con la sillita de paseo e ir andando, pero sigue siendo esencial si viajamos o vamos de aventura.

Esta es nuestra historia, hay varios de sistemas de porteo y cada persona puede preferir uno distinto. Pero si quieres tener más información sobre el nuestro, adéntrate en nuestra página: nalua.eu

 

Feliz viaje

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Déjanos tu comentario, pregunta o duda. Encantadas te responderemos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s