¿Qué hacer cuando nuestro hijo que aparentemente controlaba esfínteres ha vuelto a ser incontinente? ¿Debo volver a ponerle pañal?

 

Esta es una de las preguntas que ha surgido en la pasada reunión del grupo de crianza de Mahón.

Debo decir que no es un tema que como matrona domine, pero sí que me comprometí a buscar información fiable de fuentes que considero recomendables para poder orientar respecto a esta cuestión. Y este es el resultado de lo que he recopilado.

 Un libro que para mí es básico en nuestra biblioteca de consulta es el de “La crianza feliz” de Rosa Jové. En él la autora nos habla a cerca de este tema.

 Primero de todo y para introducir el tema nos habla de que el pañal es un elemento que nosotros introducimos y del cual creamos dependencia. En otras culturas no existen, las madres aprenden a reconocer las señales del bebé cuando éste va a eliminar y se consigue una educación y naturalidad al respecto por ambas partes sin grandes accidentes. Pero dado que es un elemento que existe en nuestra cultura y está muy arraigado nos encontraremos si o si con el momento de retirarlo, por supuesto. Y aquí es donde empieza nuestra odisea…

 El pediatra Carlos González, en su libro “Bésame mucho” también dedica unas páginas a este tema y debo decir que ambos se muestran en una posición igual o muy similar al respecto.

 

¿Cuando retirar el pañal?

Rosa Jové comenta que va a depender del niño/a. Hay quien al año y medio se los quiere quitar y se muestra molesto con ellos y quien hasta los 3 años o más no se siente preparado. Pero para saberlo debemos probar e intentarlo.

 Los límites que las asociaciones de psiquiatría establecen como normales es hasta los 5 años en el caso del pipí y hasta los 4 en el caso de la caca. Sin embargo en España si a los 3 años un niño acude al colegio con pañal no es bien visto y existe una gran presión social al respecto de la cual debemos aprender a ignorar.

Por otro lado algo que me ha parecido muy lógico y que nos comenta Carlos González en su libro es que el control de esfínteres tiene que ver con la maduración neurológica y en cada familia será diferente. No debemos obsesionarnos con los límites ni crear un problema donde no lo hay. Solo es cuestión de tiempo.

orinal

La retirada del pañal no es un proceso inmediato en que por arte de magia nuestros hijos de repente al retirarles el pañal consiguen ser conscientes de sus necesidades de eliminación y hacer pipi y caca en el sitio que nosotros consideramos adecuado. Se trata de un proceso en el que el pequeño se irá adaptando y en el que debemos armarnos de paciencia, ropa de recambio y fregona para superarlo.

Se recomienda preparar al niño unos días antes con cuentos, dibujos o fotos que expliquen qué va a pasar y qué se espera de él/ella.

Con respecto a la técnica que utilizan muchas familias de sentar en el orinal a las mismas horas del día al pequeño para acostumbrarlo y ver si por casualidad coincide con que hace pipi o caca la autora se muestra disconforme. Cree que se debe a nuestro afán por evitar lavar más ropa y por entretener a nuestro hijo y ninguna de las dos lo beneficia. El pediatra Carlos González también nos habla de lo absurdo que es intentar que nuestros hijos hagan sus necesidades a la hora que nosotros queramos y no cuando su cuerpo se lo pida.

Se trata de que ellos descubran y aprendan las sensaciones que preceden a la eliminación, las identifiquen adecuadamente y actúen en consecuencia. Que tengan el control de sus esfínteres completamente.

Por ello es importante también para la autora, aunque no sea lo más cómodo, retirar el pañal de dia y de noche simultáneamente y evitar confundir al niño.

Carlos González nos dice que aprender a no hacerse pipí o caca encima, lo mismo que aprender a caminar, a sentarse o a hablar son cosas que no requieren de estudio ni enseñanza, se adquieren con el tiempo cuando se está preparado.

También es importante explicarle a nuestro pequeño que no pasa nada si se hace pipi o caca encima sin querer, pero que lo que queremos es que nos avise para ir al baño. Aunque lo ideal sería que el niño mismo pudiera decidir cuando le quitamos el pañal y se siente preparado. Ofrecerle esa posibilidad y que decida.

orinal 2

 

¿Cómo saber si está mi hijo preparado?

 Rosa Jové apunta a que existen una serie de hechos que nos harán pensar en que nuestro hijo no está aún preparado para dar ese paso. Lo mejor en estos casos es hablar con él, ofrecerle una temporada más el pañal y esperar.

Ella nos habla de una espera de 4 meses para volver a intentarlo y se puede repetir tantas veces como se quiera. Se intentará averiguar que hecho le incomodaba o le asustaba de no llevar pañal para poder mejorarlo el próximo intento, pero desde luego es más impactante para el niño sentirse forzado a continuar sin pañal o ser castigado si aún no está preparado por sus escapes y nos habla de una contracción en la musculatura implicada que puede perjudicar en la vida adulta, ya que los músculos guardan memoria de esta tensión, especialmente en niñas, que además se relaciona con problemas en la sexualidad como adulta.

Carlos González también nos dice que NO es malo volver a usar el pañal después de unos días e incluso meses sin él. No es un paso atrás ni un retroceso, ni le hace ningún daño al niño, a no ser claro está que él se niegue.

Algunos de los hechos que Rosa señala como indicadores de que algo no va bien seria:

·         Que nuestro hijo se esconda para hacer sus deposiciones.

·         Que se produzcan retenciones de orina.

·         Que se muestren asustados de eliminar sin el pañal.

 

Carlos González apunta también a que si nuestro hijo nos lo pide se lo pongamos sin rechistar. No debemos convertir el proceso en algo negativo y debemos ser conscientes de que al fin y al cabo la decisión de poner pañales en su dia y que nuestro hijo se acostumbrara y retirárselos ahora ha sido nuestra.

También deberíamos ofrecerlo si detectamos estreñimiento por miedo al uso del orinal o WC, aunque no nos lo pida.

 Existe mucha información al respecto en internet, muchas de ellas contradictorias y también aparecen diversos protocolos en las organizaciones de pediatras y otros profesionales al respecto.

Para evitar entrar en controversia me limito a citar los dos autores anteriores, para mi referentes y su visión con respecto al tema para contestar a la pregunta que surgió, ya que creo que es mejor quedarse con una idea general y global que entrar en diversas teorías que nos angustien más.

control-de-esfinteresEn conclusión, para mí la clave sería mantener la calma, esperar a que nuestro hijo esté preparado y ante la duda ofrecer de nuevo el pañal, ya que si lo pide es porque lo necesita sin más y olvidar toda la presión social y del entorno que como vemos en múltiples situaciones no sirven para nada y nos hacen sentir mal. Lo importante es que nuestros hijos se sientan acompañados, respaldados y respetados en todos sus procesos, incluidos el de controlar los esfínteres.

 

Espero que mi reflexión y escrito ayude y tranquilice a las familias. ¡Mil gracias!

Para más información podéis contactar en sacomare@gmail.com

 

Patricia Pérez Álvarez

Matrona colegiada nº49613

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en sa comare y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Déjanos tu comentario, pregunta o duda. Encantadas te responderemos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s