Se enseña a comer? Buscando familias que crian con apego (2ª parte)

Hace tiempo que tenía ganas de hablar de uno de los temas que más preocupan a una madre primeriza y de rebote a una abuela primeriza. Hago un inciso en el tema: aunque tu madre y tu suegra hayan sido madres no quiere decir que su nuevo estado de abuela lo domine. Porque está demostrado que lo que hacen con sus niet@s no lo hubieran hecho jamás con sus hij@s.

Entonces, mami primeriza, te va a preocupar mucho la alimentación de tu cachorr@. Vas a querer que sea el más sano del mundo mundial. Que coma verduras y frutas todos los días. Esto esta genial pero… Después de conocer muchos casos estos dos años de mamis primerizas obsesionadas con que sus niñ@s no comen lo que ellas quisieran, leer mi niño no me come de carlos González y mi gran último descubrimiento el dietista y nutricionista Julio Basulto, un crack.  He llegado a varias conclusiones:

Tengo que decir que B está a punto de cumplir tres años y nunca tuvimos problemas con la alimentación. Será porque hemos aplicado varias pautas y lo esencial, marido y yo estamos de acuerdo en este tema, en algunos otros discrepamos, pero en este vamos a la una.

Ahí van unas pautas que a nosotros nos han funcionado:

Jamás hemos obligado a comer a B. Si no quiere pues no pasa nada será que no tiene hambre. Y la verdad que a mi si no tengo hambre y me obligan pues me cabreo.

Cierto que cuando van creciendo y ya te dicen no mami no tengo hambre o prefiero el pan con jamón no con queso, es mucho más fácil. Pero echemos la vista atrás cuando el cachorro no se expresaba con palabras, que si con gestos, escupidas, pucheros o sacudidas de comida por toda la cocina.

Casi siempre y digo casi porque siempre es demasiado tiempo, hemos comido los tres juntos. Por suerte o por desgracia los primeros años de B los hemos pasado en el paro y eso nos ha permitido hacer vida familiar.

Hemos compartido horas de mesa. Hoy Julio Basulto me decía en un video que estuve mirando, que sólo si compartimos mesa tres veces a la semana con nuestros hij@s, muchos de los trastornos o problemas alimenticios no existirían. Nosotros lo hemos hecho y durante unos cuantos meses han sido las tres comidas diarias fuertes, el desayuno, la comida y la cena.

20150310_123552

Nunca le hemos dado algún alimento que nosotros no comemos porque no nos gusta. B. nunca comió coliflor porque yo la odio y ahora ya es tarde. Me imagino una situación y me viene a la mente una ilustración que le pediré a supersinglemami que me haga.

Yo comiendo un plato de pasta y B. con un plato de coliflor mirándome con cara de no entiendo nada y saliendo por su boca la temible pregunta: Y tú porque no comes coliflor mami? Verde me quedaría porque ahí no hay excusa que valga. Querido hijo, no como coliflor porque no me gusta y acto seguido… pero tu la tienes que comer porque es buena para tu crecimiento, yo ya no tengo que crecer… come y calla… NO jamás usamos la autoridad en casa y menos en temas alimenticios.

Habrá montones de alimentos que suplirán a la coliflor. Y en el momento que le apetezca probarla pues ahí estará.

Intentamos en la medida de lo posible, no ver la tele mientras comemos. Ahora que ya podemos tener una conversación, la verdad que no nos hace falta, es muy divertida la hora de la comida.

No le obligamos a que se coma todo lo que tiene en el plato aunque él rara vez deja algo.

Si le apetece repetir, le dejamos y además en muchos casos se sirve él solo. Acaba siendo un juego.

Básicamente estas son nuestras claves a la hora de la comida. No somos estrictos ni con el horario ni con las cantidades ni con el lugar. Normalmente los horarios siempre son los mismo pero suele ser B el que los marca verbalizando que tiene hambre. Las cantidades dependen del día y de lo que haya, está claro que no todo le gusta por igual. Y el lugar, ahora que es verano, si la cena nos pilla en la playa pues comemos ahí. No nos obsesiona llegar a casa a las 20:00 porque hay que darle la cena al niñ@. Nosotros no le hemos dado la cena apenas, casi siempre nos hemos sentado juntos a cenar y él empezó con los dedos siguió con la cuchara y ahora con el tenedor.

El verano pasado os conté cómo trabajando en un restaurante dentro de un zoologico no encontraba familias que crían con apego a la hora de comer.  Este año cambié de escenario y el restaurante en el que estoy trabajando no sería un lugar al que irías con tu hij@, básicamente porque no hay menú infantil. Son platos elaborados, cocina de temporada y de mercado. Pero ayer hasta la cocinera salió a hacerse una foto con Martina, una nenita de 3 años que disfrutó más que sus padres de la cena. La observaba y la niña disfrutaba del placer de comer, comía con pasión… Y eso nadie se lo ha enseñado, lo vió al compartir mesa con sus padres.  Como dice Julio Basulto, a comer no le vamos a enseñar como tampoco le vamos a enseñar a caminar ni a dormir (y añado a controlar los esfínteres que es en lo que estamos nosotros ahora).

10464295_720662987994386_3392397989110885648_n

Estas necesidades básicas escapan de nuestro control de super padres. Nosotr@s acompañamos estos procesos pero no podemos enseñarles. Ellos van a llegar cuando estén preparados.

11866492_692474174219637_5679299212454039189_n

Esta fotografía la vi el otro día por facebook y al principio casi me gusta  hasta que vi que no quería que  en mi cocina hubiera el decálogo de normas de comedor escolar de monjas, con todo el respeto a las monjas. Sino que hubiera pasión por la comida. (Además hasta dentro de unos años tampoco sabrá leer así que..)

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Se enseña a comer? Buscando familias que crian con apego (2ª parte)

  1. Montse dijo:

    Me parece muy bién , pero no todos són iguales. Yo he aplicado lo mismo…..y la verdad, es complicado…porque siempre comerian lo mismo…..hay que ir intentando que prueben…(.y como con ellos)……y no puedes dejar que solo coman lo que les gusta …porque solo comerian lo que precisamente les conviene menos.

    Le gusta a 1 persona

    • Evidentemente. Cada día hay un menú diferente en casa. Hay días que le gusta más y días que le gusta menos. Y las cosas que menos les conviene directamente ya no están presentes ni en la nevera ni armarios de la casa. Si prohibes algo será lo más atractivo para ellos. Por tanto si no está no hay que prohibir.

      Me gusta

  2. Roselles dijo:

    Mi hija tiene 26 meses, y justo ahora empezamos las batallas. Cuando enferma no tiene hambre, no la obligamos a comer, y si pide biberón (se lo doy cuando se levanta y antes de acostarse) se lo hago, por lo de “al menos que coma algo”. Enfermó hace un par de semanas, y ahora en vez de comer o cenar quiere “bibi”. Y si no se lo doy, si le pongo el plato en la mesa (con nosotros), se coge unas pataletas tremendas. A veces acaba comiendo, a veces no. A veces la pataleta es tan grande que del esfuerzo acaba durmiéndose, y cuando se levanta pide de nuevo el bibi. Y sé que hago mal, pero si no ha comido nada desde el desayuno y son las cinco de la tarde, pues se lo acabo dando. A veces consigo que antes de ese bibi coma algo, aunque luego se frena y me pide el bibi. Peor es si la llevas a un restaurante, claro. Le pido su plato favorito, macarrones, pero acaba chillando que quiere el bibi. Cada comida acaba siendo una batalla. Así que cualquier recomendación será bienvenida.

    Me gusta

    • No soy la más indicada para dar este tipo de consejos o recomendaciones. Mi cachorro siempre ha comido super bien y es al contrario tengo que decirle que pare de comer que está lleno. Pero parafraseando a Carlos Gonzalez.Con quince años no tomará biberon, así que si ahora le apetece pues será un proceso, serán unos días una temporada y no pasa nada, no te alarmes y vivelo con más calma la comida no puede ser una batalla, debe ser un espacio agradable para pasar en familia. Hoy en el restaurante había unos padres con dos niñ@s de 2 y 4 años, cada treinta segundos, va come, come, come, y cogiendole el tenedor y metiendolo en la boca… uf me agobié yo solo de mirarlo imagina los pobres niñ@s.

      Me gusta

Déjanos tu comentario, pregunta o duda. Encantadas te responderemos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s